Historia

A principios del año 1919, cuando los viejos molinos de prensa de madera fueron quedando olvidados, un grupo de socios del Centro UNIÓN REPUBLICANA tomaron la decisión de crear un sindicato cooperativo con la intención de molturar sus producciones olivareras sin tener que depender de los comerciantes que proliferaban por el pueblo como corredores de los nuevos molinos que se habían instalado recientemente en Les Borges Blanques.

Encargaron el proyecto al eminente arquitecto Cesar Martinell por su reconocida fama como autor de diversas bodegas cooperativas en la provincia de Tarragona.

El Sindicato, como se le conocía entonces, durante los primeros quince años de funcionamiento llegó a molturar una media de veinte a veinticinco mil cuarteras de aceitunas; aproximadamente un millón cien mil kilos.

Además de esta sección, que era la principal, se pusieron en funcionamiento las secciones de Abonos y Maquinaria para las cuales se construyó un edificio anexo.

Hasta el inicio de la Guerra Civil el Sindicato, debido a su buen funcionamiento, tanto administrativamente como técnicamente, consiguió renombre en todo el país. Aquí cabe señalar el mérito de quién fue su presidente y gerente durante los años precedentes a la Guerra Civil, Sr. Ramón Pifarré Bellmunt.

Finalizada la Guerra, se hizo cargo de la dirección del Sindicato el Sr. Miquel Puig, que emprendió la tarea de organizar la Entidad de acuerdo con las nuevas directrices marcadas por el régimen, en la Ley de Cooperativas de los años cuarenta. Para empezar se cambió el nombre, sería el de “Cooperativa del Campo”, y absorbería también el Sindicato de la Vila d’Arbeca Nova.
Pero fue a partir de 1950, acabados los racionamientos y las restricciones impuestas por la miseria de la posguerra, cuando la Cooperativa pudo volver a gestionar un considerable volumen de frutos que le permitió recuperar producciones interesantes. En 1958 se constituyó como Sociedad Cooperativa del Campo La Arbequina y en 1983 pasó definitivamente a SCCL del Camp L’Arbequina.

Durante los sesenta y a causa de la creciente producción olivarera, se tomó la decisión de aumentar la capacidad productiva uniendo las prensas que había en el otro Sindicato. Con esta renovada instalación la sección de Oleicultura funcionó hasta los años ochenta, cuando se tomó la decisión de cambiar la instalación por un moderno sistema de molturación, patentado en Italia de la marca Pieralisi y que durante los primeros años funcionó con tres fases y que a partir de 1998 se pasó a dos fases para mejorar su funcionamiento.

En 1983 para adaptarse a la norma catalana cambió sus estatutos i pasó a llamarse SCCL del Camp l’Arbequina.
Finalmente en el año 2009 como resultado de la fusión con Agrària dels Omellons, cooperativa de un pueblo vecino, y Fruitera d’Arbeca se crea Arbequina i Secció de Crèdit SCCL.

La facturación actual de la cooperativa esta alrededor de los cuatro millones y medio de euros y sus más de 650 socios aportan, además de aceitunas, cereal y frutos secos.

Arbequina ha hecho del Aceite de Oliva Virgen Extra su bandera y ha procurado siempre dar el mejor producto lo que le ha llevado a obtener diferentes premios.

  • 3º Premio Feria Montoro 1998
  • Accésit Románico Esencia 1999-2000
  • 1º Premio Románico Esencia 2001-2002

Además de las secciones mencionadas, cuenta también con las de Cereales, Servicios, Frutos Secos y Sección de Crédito con una media superior a 650 socios en los cinco últimos años.